domingo, 6 de marzo de 2016

Tailandia, el país de la sonrisa (y VI)

Y visitamos un centro de adopción de elefantes, donde los vimos en todas las maneras y actitudes.
El elefante fue el animal domestico de Tailandia hace mucho tiempo y era el símbolo nacional, que antes aparecía en la bandera del pais. A principios del siglo había en torno a 100.000 elefantes domesticados. Se utilizaban en la guerra, en transporte de troncos y para abrir la selva virgen. Los elefantes son conocidos como animales dóciles, amables y inteligentes.




No es de extrañar que cada año se celebre en Tailanda, desde los años 60, un festival dedicado íntegramente al elefante en la comarca de Surin. Su propósito es recaudar fondos para garantizar la supervivencia de cuidadores y elefantes. Durante varios días se celebran desfiles y competiciones e incluso un partido de fútbol (imagináos el tamaño del balón).


Paseo o rafting en balsas de caña de bambú por el rio Mae Taman. Elefantes pasando por la ribera del rio.



Mae Hong Son. Wat Doi Kong Mu, templo sobre una montaña al oeste de la ciudad. 



Lago Chong Kham. Este lago, en un principio, era una charca para elefantes. 


Wat Chong Klang de finales del siglo XIX. Este templo tiene unos peculiares chedis blancos y dorados. 



Con las mujeres Padung o jirafa. Se cree que el origen de esta costumbre radica en que se ponían collares en el cuello para protegerse de los ataques de los tigres. 





Y con esto nos despedimos de la maravillosa Tailandia 

sábado, 5 de marzo de 2016

Tailandia, el país de la sonrisa (V)

Sop Ruak. Estatua que da acceso al principal templo de esta ciudad que prospera gracias a su situacion geografica.

 Ciudad de Mae Sai, separada de Myanmar solo por un puente. Este templo es el Wat Phra That Doi Wao.

Triangulo de Oro. A la izquierda Birmania o Myanmar, a la derecha Laos, y abajo Tailandia. El río es el Mekong.

 Pintoresco interior de un autobús de turistas.
Templo de Doi Suthep en Chiang Mai. Este templo con sus reliquias sagradas, fundado en el siglo XIVes considerado el símbolo de la Tailandia Lanna. Cuatro parasoles de oro alrededor del chedi central se adornan con filigranas cubiertas de pan de oro por los peregrinos.










Monje caminando por el claustro del templo. Lo que cuelga del techo con forma de corazón,lleva pegada o grabadas oraciones que supuestamente el viento al mover las hace sonar y las eleva a Buda. 






 Por la noche tuvimos una cena-espectáculo de Kantoke.