miércoles, 12 de diciembre de 2012

Escala en Nápoles. Herculano ( Ercolano)

 Tomamos el tren Circumvesuviano, que es el mismo que lleva a Pompeya. Bajamos, y tomamos la misma calle de la estación en dirección al mar, todo recto, sin pérdida alguna.
Y entramos por la puerta que se construyó a finales del XIX para organizar las visitas al recinto, y que hoy tiene mera función de entrada. Más adelante tenemos el moderno centro de visitantes, con la venta de entradas, mapas, servcios, bar...









Pero no perdamos más tiempo.
Herculaneum fue erigida en un acantilado frente al mar a los pies del Vesubio. Dioniso de Alicarnasso atribuye su fundación a Hércules mientras que Estrabón hace referencia a que la ciudad, que estaba en manos de los Etruscos, fue conquistada por los Samnitas a finales del siglo V a.C. A finales del siglo IV a.C. la política de expansión de los pueblos samnitas obligó a Roma a intervenir. Tras establecer un sistema de alianzas y una seguidilla de victoriosas campañas, Roma tomó el control de la zona y Herculaneum, en calidad de aliada, pasó a formar parte de la organización política de su res publica.





En torno a los años 90-89 a.C. se rebeló junto con otros pueblos itálicos que exigían una dignidad social y política igual a la de Roma. Tras el asedio de las tropas comandadas por Titus Didius del 89 a.C. la ciudad fue conquistada e ingresó rápidamente en el proceso de municipalización de Roma.





En la época del emperador Octavio Augusto se construyeron y restauraron profundamente gran cantidad de edificios públicos (el teatro, la Basílica de Nonio Balbo, el acueducto, el castellum aquae y la red de fuentes públicas, las termas, la palestra, etc.). Tras el violento terremoto que asoló la zona vesubiana en el año 62 d.C. el emperador Vespasiano encaró diversas tareas de restauración y, cuando muchos edificios aún estaban en obras, el 24 de agosto del año 79 d.C., Herculaneum quedó sepultada tras la inesperada erupción del Vesubio.







Junto con la antigua “Casa de la Joya”, la “Casa del Relieve de Telefo” constituía un complejo que podría haber pertenecido a M. Nonius Balbus (por dimensiones es la segunda casa de Herculano con unos 1.800 m2). Construida en un punto panorámico, junto a la marina, la casa estaba articulada en tres niveles superpuestos y poseía una rica colección de esculturas (entre las que destaca el relieve con el mito de Telefo; hijo de Hércules). La estructura actual corresponde al período augusteo, con diversas restauraciones llevadas a cabo tras el terremoto del 62 d.C. El atrio se asemeja a un peristilo, con columnas que sostienen las estancias de las planta superior y discos de mármol de argumento dionisíaco utilizados con fines apotropaicos.













La “Casa de los Ciervos” perteneció a Q. Granius Verus. Posee un pequeño atrio, sin compluvium, con balcón corrido y ambientes de servicio en la planta superior. A la derecha un corredor conduce al triclinio, a la cocina y a una alcoba, con decoraciones del IV estilo pompeyano y suelo de mármol. A la izquierda se encuentra una amplia sala de recepciones. El criptopórtico, con suelo de mosaico blanco con incrustaciones marmóreas de colores y paredes decoradas con frescos, delimita un amplio jardín donde fueron halladas diversas estatuas de mármol entre las que destaca la de los ciervos que están siendo atacados por perros. En línea con el jardín y un gran salón, decorado con frescos del IV estilo, se encuentra la terraza con vista panorámica sobre el mar.











La “Casa del Busto de Bronce” posee habitaciones de reducido tamaño y un atrio de tipo toscano decorado con pinturas del III estilo pompeyano. En este ambiente se encuentra, sobre una pilastra, una copia del busto en bronce del dueño de la casa.











El “Albergue”, construido en época augustea, presenta una serie de habitaciones que se desarrollan al sur, con una terraza con vista panorámica sobre el mar. Por dimensiones es la primera casa de Herculano con unos 2.150 m2 (la presencia de un recinto termal ha llevado a pensar que, probablemente, se trataría de un albergue).

La parte actualmente visible de la “Casa del Patio Bonito” fue construida a mediados del siglo I d.C.; si bien se pueden observar en algunas habitaciones elementos de fases precedentes como decoraciones en II estilo pompeyano. La planta de la casa es bastante anómala: en lugar del atrio un patio interno, con piso de mosaico, da acceso a las habitaciones superiores a través de una escalera. La reestructuración puede deberse a un cambio de funciones de la casa (tal vez paso a ser sede de un colegio).











La “Casa de Argo” recibe su nombre de una pintura, hoy desaparecida, que representa a Argo custodiando a Io (ninfa amante de Zeus convertida en vaca). Sobre el gran peristilo de tres brazos con columnas estucadas se abren el triclinio y otros ambientes residenciales y, sobre el lado oeste, se abre un pasaje que conduce a otro peristilo de menores dimensiones. En la planta superior (hoy perdida), asomadas al jardín porticado, había pequeñas habitaciones utilizadas como despensa. En ellas se encontró harina, pan listo para ser horneado y vasos de terracota conteniendo legumbres, aceitunas, almendras, etc.











La “Casa del Atrio Corintio” es una de las más antiguas (originalmente de modestas dimensiones, fue ampliada mediante el agregado de un piso superior). Presenta una entrada con columnas gemelas y un atrio con tres columnas corintias en ladrillo por lado y pavimento con incrustaciones de mármol policromo. Un murete bajo tras las columnas delimita el impluvium que posee una fuente de mármol.











La “Casa de Neptuno y Anfitrite” destaca por la rica decoración del triclinio de verano. El nombre de la morada proviene del mosaico en pasta vítrea que decora el muro oriental de dicho ambiente en el que se representa a Neptuno y Anfitrite (ninfa del mar y esposa de Neptuno).












El lado norte de la habitación lo ocupa un ninfeo, revestido en mosaico de pasta vítrea, con máscaras teatrales de mármol en la parte superior. Anexa a esta casa se encuentra una bodega de productos alimenticios que conserva buena parte de la decoración.













En un archivo de veinte tablillas, encontradas en una estancia de la “Casa del Salón Negro”, se hace referencia a que el liberto L. Venidius Ennychus la habitaba (no está claro si como dueño o como administrador en nombre del propietario). El acceso conserva las jambas, los arquitrabes y parte del portón realizado en madera (hoy carbonizado).









El antiguo canal de aguas







Y la zona de la palestra






El peristilo, pavimentado con un mosaico negro, posee una serie de columnas dispuestas de modo tal que desde todas las habitaciones puede verse el jardín. El “Salón Negro” posee piso de mosaico blanco y dos salas de estar decoradas con pinturas muy refinadas en IV estilo pompeyano. Sobre una columna del peristilo, cerca del tablinum, se encontró un graffiti con el precio (once ases) correspondiente al trabajo de limpieza de un pozo negro: EXEMTA STE(R) CORA A(SSIBUS) XI.





El gigantesco complejo edilicio de la “Palestra” estaba destinado fundamentalmente a la actividad deportiva. Se construyó en la época de Augusto y está compuesto por una terraza inferior que incluye una extensa superficie con pórticos en tres de sus lados y un criptopórtico en el lado norte que sustenta una terraza superior.
A lo largo del lado oeste del pórtico se abren una serie de estancias entre las que destaca el “Aula Rectangular Absidiada” de gran tamaño (casi diez metros de altura), con nichos en el fondo y mesa de mármol, que estaba destinada a la realización de ceremonias y actos culturales.

Las Termas Centrales se edificaron en la segunda mitad del siglo I a.C. y presentan las salas típicas de este tipo de instalaciones (apodyterium, frigidarium, tepidarium y caldarium) subdivididas en dos secciones: una para mujeres y otra para hombres. En el tepidarium de las termas de los hombres hay un mosaico en blanco y negro que representa a un tritón (divinidad marina).


















En Herculaneum se han identificado gran cantidad de thermopolia, es decir, establecimientos dónde se vendían bebidas y comida caliente. En efecto, por costumbre, el prandium o almuerzo tenía lugar fuera del hogar. La estructura típica era sencilla: un local que da a la calle con el mostrador de obra de albañilería, a menudo decorado, donde se servía la comida y la bebida (en el mostrador estaban empotradas las dalia o cubas que contenían la comida).











Una inscripción recuerda que el colegio dedicado al culto del emperador Augusto fue construido por los hermanos A. Lucius Proculus y A.Lucius Iulianus quienes, el día de la inauguración, ofrecieron un banquete a los miembros del senado municipal y a los sacerdotes Augustales. Se trata de un edificio de planta cuadrangular, con paredes articuladas mediante arcos ciegos y cuatro columnas centrales. La cella, alineada con la puerta de acceso, presenta frescos del IV estilo pompeyano.



















En la decoración pictórica de las casas de Herculaneum hay representaciones de los distintos estilos pompeyanos. El primer estilo estaba en boga entre el siglo III y principios del siglo I d.C. y se denomina “estructural”, ya que imita una pared de opus cuadratum (revestida con planchas de mármol).









El segundo estilo se puso de moda entre principios del siglo I y el año 20 a.C. y se denomina "arquitectónico", ya que se representan edificios no con estuco sino mediante la pintura, en la que se aprecia el sentido de la perspectiva.


























El tercer estilo se utilizó entre los años 20 a.C. y 50 d.C. Se denomina “ornamental” y subdivide la rígidamente la superficie en sentido vertical y horizontal, por medio de elementos arquitectónicos vegetales o lineales, que enmarcan motivos decorativos y paneles con figuras. El cuarto estilo se puso de moda en la segunda mitad del siglo I d.C. Se denomina “fantástico” ya que amplifica las fantasías arquitectónicas del segundo estilo y el tono decorativo del tercer estilo.

























Aquí acabamos la visita a la ciudad resucitada. Como aún teníamos tiempo, nos dedicamos a visitar la sorprendente Nápoles.